El aloe vera para unas manos sanas

Si tus manos lucen resecas y están ásperas al tacto, sin duda son claras señales de que necesitan un extra de hidratación que las repare en profundidad. Del mismo modo que hidratas la piel del rostro y de otras zonas del cuerpo, las manos también merecen unos cuidados diarios que eviten los daños ocasionados por las agresiones externas como las bajas temperaturas o el continuo contacto con productos químicos o superficies.

La piel en el dorso de las manos es especialmente fina, debido a que en esta zona, el tejido subcutáneo, casi no contiene tejido adiposo. Además, los pelos que encontramos son finos y escasos, existiendo, por tanto, pocas glándulas sebáceas (responsables de engrasar la piel y ayudar a la retención de agua) de modo que las manos están menos protegidas frente a factores externos y especialmente frente al desengrasado. Cuando las manos sufren agresiones por encima de su capacidad regeneradora se daña su función barrera. Uno de los principales agresores son los detergentes que actúan dañando la piel, alterando el pH, reduciendo su capacidad tampón frente a los álcalis, eliminando en exceso los lípidos superficiales, arrastrando sustancias hidrosolubles del estrato corneo y alterando la función barrera. Cuando las manos no reciben los cuidados necesarios, se deshidratan, se vuelven ásperas, rugosas, e incluso pueden aparecer problemas como descamación o grietas. Además de sufrir envejecimiento prematuro Vitaloe Aloe Vera Fuerteventura.

Para mantener las manos en perfecto estado, tanto en invierno como en verano, debemos aplicar crema de manos a diario, de esta manera evitaremos que se resequen y agrieten a causa del frío , del exceso de sol, o el viento. Si, además, te las lavas con jabones poco agresivos, a la vez que las proteges, les estás haciendo un favor a largo plazo, luchando contra las huellas que el paso del tiempo deja en ellas

es Spanish
X